¿Fisioterapia sin manos?

Creo que todos tenemos una visión muy clara de la fisioterapia. En nuestra imaginación, si nos preguntan, se nos presenta una habitación más bien sencilla, con un señor o señora vestido de blanco, una camilla, alguna imagen o modelo anatómico y, en algunos casos, algún aparato de electroterapia y algunas gomas y pasarela. Pero hablaríamos siempre de un profesional que nos tumba, nos toca, nos mueve.

 

Pero antes de seguir con esta charla, quiero hacer un pequeño spoiler: este artículo no trata de negar la terapia manual de forma categórica. Trata de reseñar la importancia del contexto, del cómo, el cuándo y el por qué de las cosas. De facilitar tanto mi labor como la del día a día de mis compañeros y compañeras cuando plantean tratamientos que no giran en torno a la terapia manual.

 

Porque sí, lo reconozco sin ningún problema: la terapia manual es una de las bases de nuestra profesión. Una más, pero que hemos elevado a esencia, a arte, a un don natural de ser poco más que artistas con las manos porque ¿a quién no le ha pasado que su fisioterapeuta encuentre a punta de dedo el origen de ese molesto dolor de cuello que llevaba una semana sin dejarnos coger postura en la cama? Pero la realidad es que no es magia, hay mucho conocimiento detrás, y en especial algo que es pilar indispensable de nuestra profesión: el razonamiento.

 

Para quién necesite quedarse tranquilo, la terapia manual genera un efecto terapéutico. No voy a discutir eso con nadie. Pero aquí yo te pregunto ¿sabías que usar una bata blanca en lugar de un polo también genera un efecto terapéutico? ¿o que el hecho de que alguien te recomiende un profesional de base ya implica un efecto terapéutico? ¿te has parado a pensar si el efecto de la terapia manual es superior al de, por ejemplo, una movilidad activa?

 

Aquí está la miga del asunto. Creo sinceramente que el debate de Terapia manual SI/NO ha llegado a nosotros porque la ciencia nos ha traído razones de peso y es que sabemos que conlleva un efecto, y sabemos si ese efecto es superior o no al de otras técnicas pero seguimos sin saber con certeza por qué produce ese efecto, qué mecanismos estimula. Concretar esto queda en manos de todos los investigadores del sector aunque ya hay algunas luces dentro de tanta sombra.

 

Tenemos claros varios de los efectos a corto plazo, como el alivio del dolor, mejora de la circulación, aumento del rango de movimiento o la disminución de los espasmos musculares, pero ¿por qué se da esto? Tenemos que tener claro que nuestro cuerpo no hace nada por nada.

 

Para no entrar en explicaciones complicadas, te dejo un esquema que yo misma he traducido sobre lo que algunos autores creen que puede explicar el particular entramado de mecanismos y reacciones de nuestro organismo a la terapia manual.

 

Y en este esquema solo nos centramos de reacciones fisiológicas de nuestro organismo. Estaríamos dejando de lado el contexto, las expectativas, la confianza en la técnica, la historia personal de cada paciente, las preferencias del terapeuta y otros miles de aspectos que conforman tanto la experiencia terapéutica y que, a su vez, actúan como mediadores de la modulación del dolor.

 

En resumen, el mensaje que te quiero a dar a ti, futuro paciente, es que abras tu mente y confíes en la propuesta del profesional que tengas delante. Pide explicaciones, entender es tu derecho y tu deber pues implicarte en tu recuperación supondrá siempre una facilidad.

 

A ti, compañero/a, que el mercado no es lo que nos dijeron que sería. Entiendo que muchas veces haces malabares para cumplir los tiempos, satisfacer al sistema (o a tu jefe) y trabajar según tus conocimientos y tu ética profesional. Confía en ti, en tus habilidades, apuesta por una buena comunicación con el paciente, por transmitir y hacerles menos dependientes. Será tu carta más potente.

Inspiración: “Factores moduladores y mediadores de la terapia manual” de Enrique Lluch (Jornada Precongreso, octubre 2019)

Lectura recomendada
Bialosky J et al. 2008 The mechanisms of manual therapy in the treatment of musculoskeletal pain: A comprehensive model. Manual Therapy. 14. 531–538

2 comentarios en “¿Fisioterapia sin manos?”

  1. Hola,
    Estoy totalmente de acuerdo, nuestra base son el razonamiento clínico y la evidencia científica, y a partir de ahí, usaremos las herramientas que estén indicadas.
    Creo que tanto fisioterapeutas como usuarias/os se han convencido de que lo mejor es el masajito y el tratamiento pasivo, cuando lo mejor es el tratamiento activo siempre que sea posible (pero bueno, que ya nos metemos en polémicas varias).
    Me alegra saber que hay profesionales que queremos romper este bucle de falsas creencias (o, al menos, de creencias limitantes).
    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Jorge Pérez Córdoba.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Jorge Pérez Córdoba.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Abrir chat
¡Hola! ¿Cómo te podemos ayudar? 😊
Whatsapp
Hola, soy Jorge Pérez Córdoba. ¿Cómo podemos ayudarte? 😊